QUIMERAS Y DESAFÍOS



Nada soy, nada he sido y no puedo pretender ser nada... aparte de eso guardo en mí todos los sueños del mundo!! (F.Pessoa)

Cantante, guitarrista, autor de canciones, psicoterapeuta, funcionario en excedencia ahora que me acuerdo, estudiante universitario a mi edad y escritor aficionado noctámbulo, noctívago y nocherniego...
Todo lo que la vida me ha ido enseñando se puede resumir en dos palabras: sigue adelante!!

Besos y abrazos
Dorchy Muñoz



Páginas vistas en total

jueves, 22 de septiembre de 2011

"Microrelatos Psicoscuros I"



                                          “Microrelato Psicoscuros I”



Viajaba distraídamente en el autobús que llevaba a la playa. Estaba a punto de llegar a su destino cuando al levantar la vista le vio caminando por la acera en sentido contrario. Se quitó los cascos del walkman y pidió encarecidamente al conductor que parara allí mismo, que era una gran urgencia. Tras cierta reticencia de éste, al final accedió y ella salió corriendo en su búsqueda. Cuando le alcanzó por fin, le abrazó cariñosamente por la espalda. El se giró y fue entonces cuando comprobó que no se trataba de Manuel aunque se le parecía mucho. Con todo sonrojo, pidió excusas y se fue llorando avergonzada. Últimamente algo no debía estar funcionando bien en su cabeza, porque veía cosas que luego resultaban ser diferentes y escuchaba voces que no era capaz de reconocer. Tal vez debía visitar con cierta urgencia a un médico. Cogió el atajo por el que solía bajar a su espacio preferido de la playa. Compró un bote de Coca-Cola, encendió un cigarrillo, se quitó los zapatos y caminó sin descanso mirando el ir y venir del agua sobre la arena, sin detenerse a mirar las huellas que sus propios pasos iban dejando atrás. Anochecía pronto ya en esos días de finales de septiembre. El Sol se escondió lento y luminoso y lo observó de pie con esa rara miopía de arco iris que imponen las lágrimas. Aquella noche no regresó a casa: tal vez decidiera quedarse a mirar la Luna desde su querido mar. A fin de cuentas, nadie la esperaba nunca en ningún sitio. Ya en las ediciones vespertinas de los periódicos locales se publicó la noticia: se llamaba Clara y al parecer había llegado desde lejos hasta ese pueblito andaluz para comenzar una nueva vida.



© AMS Cádiz

Septiembre del 2011


3 comentarios:

  1. Relato de corte psicológico, con un final poco venturoso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Llegó para comenzar una nueva vida y es posible que lo consiguiera, quizás en otra dimensión, en otra forma de sustancia, etérea, eterna.

    ResponderEliminar
  3. realmente me pareció hermoso el relato, lleno de imágenes y un cierto misterio que te atrapa en la lectura. Me gusta que sea corto, si hubieses dado mas detalles hubiera perdido el encanto.

    Besote. Sandra

    ResponderEliminar