QUIMERAS Y DESAFÍOS



Nada soy, nada he sido y no puedo pretender ser nada... aparte de eso guardo en mí todos los sueños del mundo!! (F.Pessoa)

Cantante, guitarrista, autor de canciones, psicoterapeuta, funcionario en excedencia ahora que me acuerdo, estudiante universitario a mi edad y escritor aficionado noctámbulo, noctívago y nocherniego...
Todo lo que la vida me ha ido enseñando se puede resumir en dos palabras: sigue adelante!!

Besos y abrazos
Dorchy Muñoz



Páginas vistas en total

viernes, 18 de marzo de 2011

“Pequeño tratado sobre la verdad y la mentira”



“Pequeño tratado sobre la verdad y la mentira”

Ser franco significa que no existe ningún espacio en nuestro interior al que esté vedada la entrada, ningún rincón del pensamiento o recuerdo que uno no conozca y que uno desee mantener reservado.
La sinceridad, sin embargo, es menos, mucho menos, algo tan sencillo como que todo lo que decimos es cierto, al menos cierto para nosotros/as. O sea que se puede ser sincero y no ser franco, la sinceridad es algo natural o simplemente deseable en nuestras relaciones con los demás, la franqueza sin embargo, como el amor, ha de reservarse sólo a unos/as pocos/as, a los/las elegidos/as.

¿Es lo mismo ocultar que mentir?

No, no lo es, al menos que deliberadamente se mienta para ocultar...
¿Entonces porqué la gente miente?

Difícil cuestión, difícil dar una respuesta más o menos válida en un gran número de casos, hay mil motivos para que alguien mienta, pero por lo general el que miente está intentando evitar ser juzgado por el/la otro/a o incluso ser condenado/a, tal vez porque el/la otro/a le importa, tal vez porque teme perderle/la.

¿Pero cómo sabe que será juzgado/a o condenado/a por el/la otro/a?

La respuesta es bien sencilla, porque ya ha sido juzgado/a y/o condenado/a por sí mismo... Mentir es una forma de no hacerse responsable, de no pagar ningún precio, al menos en un elevado tanto por ciento de los casos.
En todo caso es una forma muy sutil de ejercer el poder sobre la otra persona, nosotros sabemos la verdad y sin embargo construimos una mentira a veces con apariencia de verdad para el/la otro/a, nosotros manejamos completamente la situación en beneficio propio: dudoso beneficio. Las mentiras no suelen sostenerse durante mucho tiempo...

Intente el lector o lectora por su cuenta elaborar la definición y alcance de términos tales como traición, infidelidad, lealtad, deslealtad, y otros similares que se le vayan ocurriendo mientras lee esto o a lo largo de su vida.

Y ahora se plantea otra cuestión ¿qué sucede entonces con las mentiras piadosas? ¿qué son y para que sirven?

Siguiendo el mismo hilo de pensamiento tal vez deberíamos concluir que las mentiras piadosas son una forma de evitar el dolor, el sufrimiento, el enfado, el malestar, etc. del/la otro/a, bien mintiendo descaradamente, bien maquillando la verdad. Las mentiras piadosas serían algo así como el cuarto eslabón que va desde la ocultación a la verdad. Recuerde:ocultación, mentira, mentira piadosa, verdad.

¿Pero cómo sabemos que el otro tendrá ese tipo de reacciones o emociones si decidimos contarle la verdad pura y llanamente?

Pues por la misma razón ya expuesta. Porque nosotros/as ya hemos elaborado un juicio al respecto, nuevamente intentamos evadir nuestra responsabilidad y en el fondo es a nosotros/as mismos/as a quien intentamos salvar: es de nosotros/as de quien nos apiadamos.

Nadie nos miente,la gente simplemente miente,es el/la mentiroso/a y no nosotros/as el/la quien tiene un problema con la mentira.

Verdad y mentira, ocultación y negación y tantas otras cuestiones similares son en definitiva conceptos muy relativos e inherentes a una cultura, una forma de entender el mundo o una forma de ser, son muy subjetivas y en cierto modo pueden ayudar a definir o redefinir cómo vamos por la vida y qué tipo de ética o moral practicamos...

También pueden ayudarnos a decidir sobre la conveniencia de dedicar nuestro tiempo, nuestra atención, nuestra amistad, nuestro amor o un simple vinito con quienes consciente o inconscientemente practican estas nobles artes...

(Elaborado a partir de la lectura de textos de Jorge Bucay y Walter Riso, cuya lectura recomiendo)

©AMS Cádiz
Marzo de 2011

2 comentarios:

  1. Muy buen trabajo. También las distintas culturas ven la mentira con distinta mirada.
    De niños mentimos ya por temor a que nos regañen. De mayores supongo que también (entendiendo el regaño con otras acepciones o radiales), pero la mentira como tal no es ni quiero que sea mi especialidad.

    ResponderEliminar
  2. La sinceridad es deseable, bien lo dices, la franqueza mejor tragarnosla, porque si alguien es feo, o gorda, no le vas a decir lo que piensas.
    A veces vemos a un recien nacido y decimos que lindo y es mas feo que picio, una mentira piadosa.
    Gracias por estas refmlexiones, a mi me encantan!!
    Besos

    ResponderEliminar