QUIMERAS Y DESAFÍOS



Nada soy, nada he sido y no puedo pretender ser nada... aparte de eso guardo en mí todos los sueños del mundo!! (F.Pessoa)

Cantante, guitarrista, autor de canciones, psicoterapeuta, funcionario en excedencia ahora que me acuerdo, estudiante universitario a mi edad y escritor aficionado noctámbulo, noctívago y nocherniego...
Todo lo que la vida me ha ido enseñando se puede resumir en dos palabras: sigue adelante!!

Besos y abrazos
Dorchy Muñoz



Páginas vistas en total

viernes, 20 de enero de 2012

“El hombre sapo”


“El hombre sapo”

 AbsurdoRelatos


Estoy aprendiendo a no hacer nada. Sí, sí, ya sé que suena raro, pero es que como tú y como todos llevo toda la vida haciendo algo. Vivo como un sapo anestesiado. Y bien pensado no se está tan mal en esta charca. Hay quien prefiere el río, hay quien prefiere el mar, hay quien prefiere las calles de una gran ciudad. Pero yo ya pasé por esos sitios. Los conozco bien y algunos huelen mal. Yo ahora solo quiero estar en mi charca. Aquí no hay ruidos ni gente rara. Estamos tres o cuatro nada más, a veces nos miramos y nos decimos hola. Nadie dice nada y ni siquiera parece que estén pensando. Alguno mira al cielo, alguno a la Luna, alguno a las estrellas. A mí me gusta mirar para otro lado. Estoy aprendiendo el arte del no deseo. El desapego. Pero claro eso solo lo sé yo y ahora lo sabes tú que te lo estoy contando. Esta charca tiene el agua de color violeta, creo que es una charca un poco rara. Pero es la que yo quiero porque el agua está limpia y cuando salgo me siento en una piedra y miro al horizonte. ¿Por qué estará tan lejos? Es un misterio, pero no tengo ganas de pensar ahora. Solo quiero que me acaricie el sol y escuchar volar a las gaviotas. Y fumarme un cigarrito, hoy ya no quiero meterme más en el agua. Pensarás que estoy un poco loco, pero como ya lo estuve ahora sé que no lo estoy. Me gusta deshacer el humo con los dedos. Se ha movido el horizonte, debe estar también buscando su sitio. Sin embargo el agua ni se mueve. Es lo bueno de las charcas, los ríos y los mares no paran, no se cansan. Son como los tiburones que si dejan de nadar se ahogan. Así vive mucha gente y a veces se olvidan de que existen y solo miran a los otros. Creo que no han sabido encontrar su propia charca. Un gorrión se ha posado en una margarita. ¿Por qué no tienen colores los gorriones? Hay dos árboles mirándose a los ojos. Hay dos ramas cogidas de la mano. Empieza a atardecer. Sigo fumando. En cuanto anochezca me tapo con una manta y me duermo y me sueño y me canto para adentro. No tengo prisa, esperaré al primer gallo de la mañana. Estoy aprendiendo a no hacer nada. 

©AMS Cádiz




No hay comentarios:

Publicar un comentario