QUIMERAS Y DESAFÍOS



Nada soy, nada he sido y no puedo pretender ser nada... aparte de eso guardo en mí todos los sueños del mundo!! (F.Pessoa)

Cantante, guitarrista, autor de canciones, psicoterapeuta, funcionario en excedencia ahora que me acuerdo, estudiante universitario a mi edad y escritor aficionado noctámbulo, noctívago y nocherniego...
Todo lo que la vida me ha ido enseñando se puede resumir en dos palabras: sigue adelante!!

Besos y abrazos
Dorchy Muñoz



Páginas vistas en total

viernes, 23 de noviembre de 2012

“ El otro maltratador”




Los amigos y los amores son la familia que nos permitimos elegir!!

El otro maltratador”

Pegabas a tu padre ya con catorce años, tras sus doce, catorce o dieciséis horas de trabajo en el bar y embriagado ya de alcohol y puta vida de frustrado bohemio echado a perder. ¿Qué se podía esperar de ti entonces? Tu hermano, séis años menor que tú se sentía impotente ante tales agresiones y sólo cuando ya fue un hombrecito consiguió evitarlas. Mientras, te dedicaste a hacer la revolución comunista en un partido que acabó siendo una secta con vinculaciones con el narcotráfico. La marcha de tu hermano con apenas veinte años a Barcelona ya con su oposición aprobada debió ponerte en dificultades: abandonaba el hogar familiar antes que tú. Al año siguiente te casaste por la Iglesia como buen comunista y renunciaste a tu familia más de diez años como buen revolucionario: ni una llamada, ni un saludo en la calle a tus propios padres, nada, la nada, el desprecio más absoluto. La misma familia que te acogió con los brazos abiertos cuando intuyó problemas en tu matrimonio y te separaste. Tu hermano ya vivía en Madrid y llevaba tiempo atendiendo a tus padres, a ti mismo te ofreció su casa y en tu segunda llamada te pareció lo prioritario saber si estaba en condiciones de prestarte un millón de pesetas. Pasado el tiempo tu padre murió. Pasado más tiempo aún tu madre enfermó gravemente y tu hermano se ocupó de ella noche y día durante séis meses hasta su recuperación que médicamente parecía poco menos que un milagro. Hoy vives con ella, los servicios sociales te obligaron a ello y el señor Vicepresidente del Comité de empresa y egregio militante y activista del PSOE debe cuidar de su mamá. ¡Qué lástima! ¿Qué va a ser de tu carrera política? Estamos en noviembre y una vez más tu hermano no podrá felicitar a su madre en su aniversario por haberle parido, criado y educado porque tú la tienes aislada e incomunicada de todos y cada uno de sus familiares y eso no hay juez hoy por hoy que consiga evitarlo. Debes sentirte muy orgulloso como hijo y como hermano. El tuyo que hoy por hoy vive más cerca de Tánger que de Sevilla, continuará su camino hacia dentro y hacia fuera, creciendo como buenamente pueda y lamiéndose a solas las heridas de la puta vida, como siempre hizo su padre. Tú conseguirás tu propósito, eres un buen estratega de las relaciones políticas y de empresa. Manejas a la perfección el lenguaje persuasivo y arribista y siempre guardas una amenaza en el bolsillo de la americana por si es necesario ponerla sobre la mesa. Seguramente eres feliz. Probablemente alguien te quiera pese a todo. Y es muy posible que en esta ocasión, autor y narrador hayan confundido los papeles y equivocado la persona narrativa. Tal vez debiera haberlo escrito en primera persona y en tono autobiográfico o darle un tono más sensiblero en lugar de firme, digno, orgulloso, asertivo y carente de rencor, pero deberás entender que no es fácil andar a solas por el mundo ya a estas edades, despojado a la fuerza de tu familia y tan lejos de tu gente. Y lo entenderás tarde o temprano no ya por este torpe y mal trenzado relato sino por la pura ley de la Gravedad y el Paso del tiempo y la vida: el autor, que resulta que soy yo, ha utilizado como personaje principal a su propio hermano, que resulta que eres tú, al que todavía intenta proteger retratándole en una benévola, piadosa y compasiva segunda persona.

© AMS Cádiz


2 comentarios:

  1. Me ha impresionado la brutal sinceridad de este relato, Amador.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Terrible experiencia, me ha impresionado.
    Saludos

    ResponderEliminar