QUIMERAS Y DESAFÍOS



Nada soy, nada he sido y no puedo pretender ser nada... aparte de eso guardo en mí todos los sueños del mundo!! (F.Pessoa)

Cantante, guitarrista, autor de canciones, psicoterapeuta, funcionario en excedencia ahora que me acuerdo, estudiante universitario a mi edad y escritor aficionado noctámbulo, noctívago y nocherniego...
Todo lo que la vida me ha ido enseñando se puede resumir en dos palabras: sigue adelante!!

Besos y abrazos
Dorchy Muñoz



Páginas vistas en total

jueves, 7 de marzo de 2013

“Crisis y 8 de Marzo”


 
 
Breve artículo de opinión sobre algunos aspectos de la Crisis relacionados con la celebración mañana 8 de Marzo del día Internacional de la Mujer y un aporte poético de creación propia.



Crisis y 8 de Marzo”

Leía con estupor, cuando menos, hace apenas unos días, un artículo de opinión de un periódico local, en el que un señor colaborador que decía ser de sobra conocido por su compromiso social de izquierdas, afirmaba sin despeinarse que en los actuales momentos de crisis, poner el acento en la eterna lucha por la igualdad de los derechos civiles y laborales de las mujeres y en aras de una igualdad de oportunidades y reconocimiento entre hombres y mujeres, resultaría hoy por hoy un tanto inoportuno: solo le faltó decir, que resultaría sectario, quintacolumnista y hasta contrarrevolucionario.

Pero lo grave desde mi miope mirada no son tanto la declaraciones de este señor particular sino que reflejan en gran medida el pensamiento de no pocos hombres de nuestra vida pública, política, empresarial, gubernamental, judicial, etc. El propio Toni Cantó, diputado por UPD y coordinador de su partido en cultura e igualdad, afirmaba hace unos días que el 70 por ciento de las denuncias por malos tratos de las mujeres en nuestro país eran falsas, y sigue tranquilamente en su puesto, ha anunciado que no piensa dimitir y los responsables de su partido, en especial de su secretaria general, dan la callada por respuesta, cuando la propia Fiscalía General del Estado afirmaba que las denuncias falsas de esta naturaleza no alcanzaban ni el 0,01 por ciento. Pero al parecer en este país no dimite nadie y todo se perdona si entonas un oportuno mea culpa en forma de excusas, sentidas o no, como decía en mi artículo de la semana pasada, publicado en este periódico digital. Ciertamente debo decirles que me abochornan y sonrojan tanto las actitudes y declaraciones de un buen número de nuestros conciudadanos que me estoy replanteando seriamente volver a la publicación de poemas y relatos exclusivamente.

Ignorar la importancia de un día como el 8 de marzo y lo que representa, no sólo es un acto de mala fe en muchos casos, inmoral y poco ético, al tiempo que antidemocrático, sino un sangrante acto de desconocimiento histórico y más si viene de la mano de un representante político o un gobernante. Convendría recordarles a quienes gustan de utilizar estas artes, que fue la lucha por derechos laborales para todos, hombres y mujeres, los que acabaron con la vida de cientos de mujeres en aquél trágico 8 de marzo de Boston. Que la lucha por la igualdad ejercida ya desde antiguo y abanderada como no podía ser de otra forma principalmente por mujeres nunca ha excluido a los hombres de sus reivindicaciones, sino que se ha dedicado a poner de manifiesto que no puede haber libertad ni democracia, ni podemos presumir de ninguna forma de Estado de Derecho si una parte –más de la mitad- de la población tiene negados, reducidos o incumplidos gran parte de sus derechos como ciudadanos/as pese a estar explícitamente recogidos en toda Carta Magna y sus desarrollos legislativos en todos y cada uno de los estados que se autodenominan democráticos, más del 90 por ciento de los países de los cinco continentes. La realidad, por el contrario, viene a desdecirnos cotidianamente ese hecho: si la crisis azota sin clemencia a la clase trabajadora, lo hace muy especialmente con las mujeres trabajadoras, si la corriente antidemocrática recorta derechos a los ciudadanos lo hace muy especialmente a nuestras conciudadanas, las mujeres siguen siendo la columna vertebral de la casi todos los hogares en cualquier lugar del mundo lo que no solo no se reconoce sino que se boicotea a diario con innumerables decisiones de orden ejecutivo y legislativo de claro sesgo machista.

En el otro plato de la balanza, nos exhiben, sí, demagógicamente cómo un gran número de mujeres detentan ya cargos de gran responsabilidad en gobiernos, empresas, partidos políticos, cargos públicos, etc. pero sin que sea mi intención negar este hecho cierto, si querría subrayar que en la mayoría de los casos no ha sido tanto por el ascenso y reconocimiento de “lo femenino” en el quehacer de tales puestos, sino más bien por esa “perversa” forma de “emulación” de los roles y arquetipos propiamente masculinos, por parte de un gran número de esas mujeres, alejadas en muchos casos tanto o más que los propios hombres de la realidad de las mujeres en nuestro mundo. Si la pobreza azota a gran parte del mundo, lo hace doblemente con las niñas y mujeres, abocadas a la prostitución y el proxenetismo en tantos y tantos lugares del mundo, incluido como no podía ser de otra forma nuestro país, donde más de la mitad de las inmigrantes ilegales lo son de la mano de mafias de proxenetas que las tienen literalmente secuestradas en el escaparate casi público del “mercado del sexo”. Las empresas tienen más ligera la mano en las regulaciones de empleo cuando sus trabajadores destinatarios son mujeres, al fin y al cabo ellas siempre tienen trabajo en casa, cumpliendo una labor social impagable y que está científicamente hasta en el alma máter de la Evolución de la especie humana. Los sueldos de las mujeres de la sanidad, la educación, la empresa pública, la empresa privada, etc. son sensiblemente menores que las de sus compañeros hombres, a igual o mayor responsabilidad, cualificación y desempeño de sus tareas, todo ello con el aparente beneplácito no sólo como decía de la clase política y gubernamental, sino tristemente incluso con los que dicen ejercer la Oposición Democrática y hasta muchos de nuestros conciudadanos hombres de a pie. ¿Nuevamente “la Crisis” puede servir para acallar las voces de las mujeres y los hombres que hemos decidido caminar a su lado? El trasfondo ideológico nuevamente está servido, lo económico, financiero y político de nuestro sistema global no puede un año más servir de excusa para el mantenimiento de este endémico estado de desigualdad por razón de sexo, de lotería genética en suma, filogenéticamente no determinada, científicamente contra natura, pero auspiciada por una más que interesada ontogenia educativa global y machista.

No me extiendo más, prefiero escucharlas a ellas, madres de familia, empresarias, paradas, trabajadoras, artistas, escritoras, esposas, amantes, amigas, etc.

¡La igualdad de género me hace libre a mí también, son nuestras diferencias precisamente lo que nos une! ¡¡Feliz 8 de marzo!!

© AMS Cádiz



Mi modesta aportación poética a este día y sus protagonistas: Ellas!!

Yo nunca he visto a las mujeres como adversarias o territorios que conquistar,

sino siempre como aliadas y amigas”

Sthepen Vizinczey



"La mujer insomne"

La mujer insomne recorre las horas y la noche a vuelapluma, entre brumas, las del alma, personajes, tramas, escenarios y alguna que otra duda; con el corazón henchido de tanto palpitar, entre el sístole de la última idea, del último párrafo y el diástole del último adiós, a duras penas.

La mujer insomne se niega a dormir, pero no a soñar, vive enganchada a la vigilia y a la vida, quiere abrazar el alba y que el amanecer la abrace para vivir con orgullo y dignidad el nuevo día, con alegría, quiere vientos que la lleven en volandas, y tormentas de fuego que la mojen los sentires, pero mira al mar desde la ventana, porque no quiere esperar a nadie ni que nadie la espere desde el otro lado de esa otra noche, de ese otro mar.

La mujer insomne se entrega con pasión al silencio de la música y la armonía de las palabras, tiene dedos de pianista e interpreta melodías literarias que parecen habitarle las entrañas, tiene que parirlas, romper aguas cuanto antes, mejor hoy que mañana, mejor ahora que luego, en este minuto y no en el otro, porque el tiempo y las historias se le escapan.

La mujer insomne se recoge el pelo y los deseos, no quiere pensar en nada, sólo ser la mensajera de esa extraña nostalgia, de esa loca saudade que la asiste y que la asalta, que sacude sus sentidos y sus manos, ávidas de acariciar la nueva danza, sublimando letra a letra, suspiro a suspiro, paso a paso, al compás sincopado del tic tac de los relojes y algún miedo y alguna sinestésica esperanza.

En la confianza cierta de saberse libre, hermosa, niña, diosa, hembra, madre, esposa, amiga, amante, dueña de su vida y de sus días… soberana!!

¡Señora!

© AMS Cádiz








No hay comentarios:

Publicar un comentario