QUIMERAS Y DESAFÍOS



Nada soy, nada he sido y no puedo pretender ser nada... aparte de eso guardo en mí todos los sueños del mundo!! (F.Pessoa)

Cantante, guitarrista, autor de canciones, psicoterapeuta, funcionario en excedencia ahora que me acuerdo, estudiante universitario a mi edad y escritor aficionado noctámbulo, noctívago y nocherniego...
Todo lo que la vida me ha ido enseñando se puede resumir en dos palabras: sigue adelante!!

Besos y abrazos
Dorchy Muñoz



Páginas vistas en total

martes, 18 de enero de 2011

“Pies pa’qué os quiero”



                                       


   “Pies pa’qué os quiero”
Hoy al levantarme me he encontrado unos pies al borde de mi cama, poco después de que mis propios pies salieran de los sueños y el descanso; pobres sueños, incierto descanso. Me he dejado seducir por su frágil desnudez y a poquitos me han ido llevando a mis necesidades más tempranas, tan urgentes como humanas. Me han paseado por la casa como en una danza perfectamente ensayada para la ocasión, como si de una primera y tal vez única oportunidad se tratara. Me han mostrado el nuevo día y han pisado entre firme y temerosamente el suelo para recordar y recordarme que con unos pies como los que ahora tengo se puede bailar en silencio y recorrer al compás las horas y los días, se puede caminar y ser caminado, se pueden dar brincos de alegría y vida como se puede saltar a pies juntillas o a la pata coja; y que de poco va a servir patalear con ellos y sin mí ante las inevitables tramas cotidianas y las dudas, pobres dudas, de mi sinrazón y de mi alma; ante los quehaceres más prosaicos. Me han pedido que no olvide que hasta el camino más cortito y necesario se recorre paso a paso y que conviene alternar el pie derecho con el izquierdo, o viceversa, para evitar los trompicones. Me han invitado a que los mire y los remire si hace falta, sin ninguna prisa y sin emitir juicios sobre ellos, y sobre poco más, y a que reconozca la rara belleza de su empeine y la singular escultura de sus dedos. Me han invitado a detener el tiempo unos instantes y contemplar la rara belleza de los días, de este día, y la singular arquitectura de la vida, de mi vida, de la vida de mi gente... Me han pedido a gritos que al menos de momento no me detenga a examinar la indolente suciedad que traen los días con sus noches, ésa que como la melancolía a los corazones, se irá pegando con toda certeza a sus plantas, si de verdad les dejo caminar desnudos de miedos y nostalgias.
Ahora los siento dudar entre volverse a la cama y retomar la paz y el abandono del mediosueño y la duermevela que abortaron esta luz ya tan de verano y este no cesar de motores, de idas y venidas bajo mi ventana, o abrir bien el grifo rojo para sentir la delicada humedad del agua tibia o atreverse a la deliberada frialdad del grifo azul. Ahora dudo yo entre calzarlos con sandalias de verano pa’ salir al barrio en busca de tabaco y un triste periódico o vestirlos con zapatos de domingo pa’ salir al mundo y dar una vueltecita por el Rastro o Lavapiés, al encuentro de otros pies, pausados unos, apresurados otros, indecisos, atrevidos, aburridos, torpes, renqueantes, obsesivos, chispeantes, danzarines, imaginativos, soñadores, agotados y agotadores, anteriores y posteriores, futuristas y retóricos, de los de ayer, de los de hoy, de los de siempre, femeninos y no femeninos, empeñados, entretenidos, encantados, ensimismados, embriagados y embriagadores, enamorados y no enamorados, ¿enloquecidos?
La radio vuelve a repetir que hoy es domingo; y debe ser verdad. Otra opción sería dejarles descansar y que se pierdan buena parte del día en La Soledad era esto de J.J. Millás o el Turista Accidental de Anne Tyler, o sencillamente invitarles a seguir mi ritmo y que encuentren y dirijan el compás de una nueva y quién sabe si hermosa o simplemente necesaria canción.

©AMS Madrid





1 comentario:

  1. Dorchy, de veras que me ha gustado muchisimo este relato, me gusta un monton como escribes !un beso mi querido amigo

    ResponderEliminar