QUIMERAS Y DESAFÍOS



Nada soy, nada he sido y no puedo pretender ser nada... aparte de eso guardo en mí todos los sueños del mundo!! (F.Pessoa)

Cantante, guitarrista, autor de canciones, psicoterapeuta, funcionario en excedencia ahora que me acuerdo, estudiante universitario a mi edad y escritor aficionado noctámbulo, noctívago y nocherniego...
Todo lo que la vida me ha ido enseñando se puede resumir en dos palabras: sigue adelante!!

Besos y abrazos
Dorchy Muñoz



Páginas vistas en total

martes, 13 de noviembre de 2012

"Somniloquio"




Somniloquio”
Debían ser sobre las cinco de la madrugada, lógicamente no podía recordarlo por más que se esforzara. A esas horas su ciclo del sueño debía estar bajo el influjo de las ondas delta y es posible que estuviera próximo a la zona REM. Como dormía solo, no podía permitirse hablar en alto: ni en sueños se permitiría autoenjuiciarse como uno loco. Había cogido su libro de notas, que siempre se llevaba junto a la mesilla y se había puesto a escribir: puestos a aceptar su parasomnia era mejor hacerlo con cierta dignidad. Supo de todo ello por lo que encontró escrito a la mañana siguiente:
No puede ser que a mí me esté pasando esto, otra vez no, por favor, en el amor se sufre mucho y casi me había prometido a mí mismo que nunca más sucedería, no se si quiero tener ya este tipo de sentimientos, porque hay hasta quien dice que me desestabilizan emocionalmente. Pero yo sé que no es así, cierto es que tengo un tanto removidos los sentires, pero me encuentro bien, tengo energía y me siento lúcido a todas horas, estoy ilusionado, más que insomnio lo mío parece ser una extraña adicción a la vigilia. Nunca veo la hora de irme a dormir y cuando lo hago, ya ves, como ahora, apenas dos horitas de sueño y mediodormido o mediosonámbulo, que ya no lo sé, escribiendo en el cuaderno como quien habla consigo mismo.
Qué va a ser de ti cabezaloca, tu sabes de sobra que el amor es un estado de locura transitoria, y que aún no existe tratamiento psicológico eficaz ni analgésicos para aliviar sus síntomas. Qué va a ser de ti corazón loco, si apenas la conoces, no has hablado con ella sino dos o tres veces y sabes muy poquito de su vida...
Estaba leyendo esto cuando se despertó sobresaltado, pegó un brinco de la cama y un tanto desorientado fue maquinalmente hasta el baño. Fue mientras meaba, que por fin entendió que había tenido un sueño dentro de su propio sueño, que había soñado que soñaba y le dio por pensar, que por mucho que estudiara, nunca llegaría a comprender los extraños secretos de la mente. Esto era ya lo último que le faltaba, soñar un sueño dentro de otro sueño, soñar, en suma, que soñaba.
Calentó un té en el microondas y le echó un terroncito de azúcar moreno y una nubecita de leche. Encendió un cigarrillo y miró por la ventana. Llovía un poco y la luz de la farola iluminaba las gotas de lluvia sobre las hojas de las plantas y de ese árbol que hay frente a su casa. Miró el reloj, eran casi las seis. Buena hora, pensó, para encender la radio y sentarse ante el ordenador a ver si me ocurre algo, algún poema, algún relato. Uno no siempre es dueño de sus días y este de hoy, parecía pedir a gritos ser vivido desde bien temprano.
¡Qué curiosos son los sueños, te llevan por donde ellos quieren, por más que uno se empeñe en apagarlos!

© AMS Cádiz


1 comentario:

  1. Mis sueños hablan en muchos de mis relatos, quiza deba taparles la boca.
    La imagen del té y la lluvia, genial.
    Abrazo

    ResponderEliminar